Mermelada de fresa light


INGREDIENTES:

- 1 kilo de fresas (si están maduritas casi que mejor, si no pues también sirven)

- 2 cucharadas de azúcar

- 1 cucharada de azúcar avainillado

- endulzante líquido

- 2 láminas de gelatina neutra


PREPARACIÓN:

Lavamos bien las fresas y las partimos en trocitos. Las ponemos en un cazo a calentar con las 2 clases de azúcar.

El azúcar avainillado parece algo muy sofisticado, pero yo lo compro en el mercadona en un botecito como los de las especias. Lo pongo en las fresas y le da un olor que mmmmm ya veréis. Veréis que las fresas enseguida empiezan a soltar líquido. Removed bien y dejad que hierva un ratito, unos 10-15 minutos es suficiente. Mientras tanto podéis añadir todo el edulcorante líquido que os apetezca.Cuando haya hervido este tiempo, tenéis dos opciones:

1 - aplastar los trozos con un tenedor y dejarla así, en plan salvaje, o

2 - pasarla por la batidora. Ésta es mi opción.Os daréis cuenta de que queda algo líquida y no muy consistente por ejemplo para extenderla en una tostada: si lo hiciérais se empaparía el pan en vez de quedarse una capita por encima. Lo que yo hago entonces es añadirle unas láminas de gelatina (también del mercadona). Para añadirlas debéis seguir las instrucciones de la caja donde vengan, pero por lo general es de la siguiente manera: introducir las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría unos 3-4 minutos. Sacarlas e incorporarlas bien escurridas a la mezcla caliente que estemos preparando, en este caso la mermelada. No tengáis miedito, que con dos hojas de gelatina no la vais a tener que cortar con cuchillo jeje, pero en cambio al enfriarse se notará más firme.No sé si será porque lleva azúcar y actua como conservante natural, pero a mí me dura mucho en la nevera.

0 comentarios:

Publicar un comentario